"Amanecer" de Stephenie Meyer.

La última entrega de la saga de “Crepúsculo” comienza con los preparativos de la inminente boda de Bella y Edward. A ella acuden sus amigos e incluso Jacob que se había alejado del pueblo desde los últimos acontecimientos. Durante el banquete habla con Bella y al final acaba amenazando de muerte a Edward, ya que se supone que la boda es la antesala para que Bella pase a convertirse en vampiro. Su luna de miel es en isla Esme, propiedad de los Cullen. Allí Edward cumple su promesa de “intentar” hacer el amor sin que ella muera en el intento, pero el resultado es, pese a su felicidad, el cuerpo lleno de moratones de Bella. Edward jura no volver a tocarla hasta que ella no sea fuerte como él, pero ella se las ingenia y lo consigue dos veces más. Al día siguiente, se da cuenta de que está embarazada y de que la cosa va más rápido de lo normal, ¡incluso nota como se mueve!
Edward quiere que aborte porque no saben a qué atenerse, además el bebe le hace daño a Bella, le rompe costillas cada vez que se mueve más de la cuenta, pero ella se niega a matar a su hijo. Cuando los quileutes se enteran de este “embarazo-prodigio”, piensan que es una amenaza tanto para su manada como para los humanos y creen que lo mejor es acabar con la vida del bebe aunque para ello haya que matar a la madre. Jacob se niega y se revela, a él se unen Seth y Leah. Juntos corren a avisar a los Cullen.
El embarazo dura un mes. El parto se complica y para salvar su vida, Edward tiene que morderla y convertirla en vampiro.
El bebe es niña y, aunque la intención de Jacob era matarla nada más nacer, enseguida se siente atraído por ella, se ha “imprimado”, ha encontrado a su alma gemela. Esto hace que adquiera con sus antiguos enemigos un compromiso mucho más fuerte, no se separará de Renesmee nada más que lo justo, además a la niña también le gusta él. Crece cuatro centímetros al día y con tres meses aparenta dos años.
Cuando todo es felicidad y dicha alrededor de Bella, incluso ha podido ver a su padre después de convertirse en vampiro y explicarle sin palabras la procedencia de Renesmee, Alice tiene una visión, los Vulturis vienen a matarlos. Para ellos está prohibido crear niños vampiros, son un peligro, pueden descubrir su secreto. Alice y Jasper salen de la casa en busca de alguna visión, ya que con Jacob y la niña cerca no lo consigue. Ya no vuelven, el resto piensa que será por el bien general ya que Aro, uno de los jefes Vulturi la quería en su sequito por sus visiones.Los Cullen deben encontrar la manera de explicarles que Renesmee no es vampira, que nació de Bella cuando ella aun era humana por lo que es mitad vampira y mitad humana y que no representa amenaza alguna ni para los humanos ni para ellos mismos. Su plan consiste en convocar a todos los vampiros que conocen y explicarles todo lo referente a la niña y que por ellos mismos comprueben que crece, cosa que no hacen los niños convertidos en vampiros y les sirvan como testigos frente a los Vulturis. Además Renesmee tiene el don de mostrar, tocando a las personas, cosas que han sucedido y que ella ha visto, así a los vampiros que van llegando les muestra el momento de su nacimiento y otras cosas para demostrarles que todo lo que cuentan es cierto.
A los que van llegando se une también la manada de lobos, convencida ya de que la niña no es una amenaza se preparan para la llegada de los Vulturis.
La llegada se produce al mes de la visión de Alice. Sus intenciones no son amistosas e incluso después de que Renesmee les toque y les haga ver su procedencia, no cambian de idea. Quieren aniquilar a esa familia de vampiros tan atípica que respeta la vida de los humanos. Los Cullen son el grupo de vampiros más grande que hay después de ellos y ahora además se encuentra incrementado con los testigos y los lobos listos a saltar sobre ellos. Preguntan a varios testigos y todos ellos coinciden en que han visto crecer a la niña y que no ven peligro alguno en ella. Pero siguen buscando una excusa… no saben en qué se convertirá el día de mañana. Cuando Jacob se prepara a huir con ella en el lomo aparece Alice con Jasper y tres desconocidos. Entre ellos se encuentra un chico de unos diecisiete años cuya procedencia es la misma que la de Renesmee: padre vampiro y madre humana. Él les explica que tiene ciento cincuenta años y que alcanzó la madurez con siete, que se puede alimentar tanto de sangre como de comida humana. Poco a poco los Vulturis van entrando en razón y no encuentra ninguna excusa lógica para atacar, así que se marchan como vinieron.
Y así termina la historia, todo amor y felicidad por todos lados, lobos y vampiros hermanados por el bien de la humanidad.
Está bien, sobre todo la segunda parte del libro que está contada por Jacob, tiene muchos puntos graciosos. Muy bueno también la manera de explicarle a Bella que ha “imprimado” a su bebe y la reacción de esta. Bastante emocionante el cambio de relación entre los lobos y los vampiros, la necesidad de unirse por el bien común.
Bueno, espero que no se ponga de moda esto de escribir las historias por tomos, es peor que engancharse a cualquier serie de televisión.
Si tengo que elegir uno de los cuatro libros, sin duda, me quedo con "Crepúsculo".