Las mil y una noches. Anónimo.

Parece un poco absurdo hablar a estas alturas de este libro ¿quién no ha oído hablar de "Las mil y una noches" o al menos de alguno de sus cuentos? Aladino, Simbad, Alí Babá...

Me había encontrado de vez en cuando con alguna reseña o algún párrafo en revistas o en otros libros como comienzo a alguna historia y me había picado la curiosidad. Después de encontrármelo como si me persiguiese cada año en la feria del libro, me decidí por fin a comprarlo y no me defraudó.  

Aun recuerdo uno de esos párrafos aquel que me presentaba a una sensual Sherezade preparada una noche más, entre almohadones de seda y plumas, esperando a su esposo el sultán para continuar el cuento inacabado de la noche anterior, esto era lo único que la mantenía con vida, la curiosidad de su esposo por conocer el desenlace de ese cuento que ella hábilmente enlazaba con otro para dejarlo en lo más interesante cada noche  y continuar a la siguiente. Cuentan que, habiendo sido engañado por su esposa, el sultán Schahriar ordenó darle muerte y mandó a su visir que cada noche le llevasen una joven virgen la cual sería ejecutada al día siguiente. Durante tres años mantuvo este ritual llegando la gente con hijas a huir del país por miedo al futuro que les esperaba. Así al pobre visir, que sufría con el desagradable trabajo que se le había encomendado, se le hacía cada día más duro el encontrar jóvenes para su sultán. Tanto fue así que llegó un día en que no pudo encontrar ninguna y regresó a su casa abatido. El visir tenía dos hijas, la mayor se llamaba Sherezade (o Sherezada) y la menor Doniazada. Ambas poseían una belleza y una perfección inigualables, pero Sherezade además era muy inteligente y cultivada. Poseía mil libros de crónicas referentes a los pueblos de las edades remotas, a los reyes de la antigüedad y sus poetas. Y era muy elocuente y daba gusto oírla. Así que al ver a su padre tan decaído, ella misma se ofreció aunque le costó bastante convencer a su padre. Antes de partir hacia su destino le dijo a su hermana: "Te mandaré llamar cuando esté en el palacio, y cuando me veas me dirás: "Hermana, cuenta alguna historia maravillosa que nos haga pasar la noche". Entonces yo narraré cuentos que, si quiere Alah, serán la causa de la emancipación de las hijas de los musulmanes". Y así ocurrió todo, se casaron y cuando estaban junto al lecho Sherezade comenzó a llorar diciendo que tenía una hermana pequeña de la cual desearía despedirse. La mandaron llamar y cuando entró dijo: "¡Hermana, por Alah sobre ti!, cuéntanos una historia que nos haga pasar la noche". Y es ahí donde dan comienzo las mil y una noches que dan título a esta recopilación de cuentos maravillosos en las que nuestra hábil heroína salva su cuello cada noche gracias a lo interesante de sus relatos y ha saber dejar cada historia en su punto álgido para mantener en vilo la curiosidad de su esposo.
 
En fin, hicieron falta mil y una noches para que este hombre confiara en su mujer y se diera cuenta de la natural bondad de Sherezade. Al terminar el cuento definitivo exclama: ¡Oh Sherezade! ¡Qué espléndida es esa historia! ¡Qué admirable! Me has instruido, oh discreta mujer, me has hecho ver lo que les ocurrió a otros, considerar con atención las palabras de los reyes y de los pueblos de tiempos remotos y cuanto de maravilloso ha sucedido. Y la verdad es que, después de haberte oído durante mil y una noches, me encuentro con el alma profundamente cambiada y alegre, con ansias de vivir". Mandan llamar al visir que al recibir el llamamiento de su sultán se teme lo peor pero al ver los rostros de alegría de ambos hasta se desmaya de felicidad.

Como curiosidad diré que cada cuento se enlaza con el anterior y con el siguiente, así lo que empieza como una historia acaba convirtiendose en cinco o en seis con sus argumento y protagonistas propios y tú acabas enganchado como el propio sultán sin querer dejar el cuento a medias.

Cabe decir, para quien le interese, que no todo fueron cuentos en esas mil y una noches ya que al término de las cuales habían tenido tres hijos y el hermano del sultán, otro rey despechado y engañado por su esposa, se casa con Doniazada culminando así la felicidad para todos los protagonistas de la historia principal: la de Sherezade.

8 comentarios:

reinasinespejo dijo...

Suena muy bien Abisinia, me alegra que lo descubrieras y provoques que nos pique la curiosidad por el libro.

Anónimo dijo...

Quisiera preguntar a Abisinia respecto a su artículo Diógenes de Sínope. Anécdotas http://abisinia2009.blogspot.com/2010/02/diogenes-de-sinope-anecdotas.html, si recuerda el nombre del libro de texto que tuvo en la egb donde leyó por primera vez la historia de Diógenes y Alejandro.

Abisinia dijo...

Hola, anonimo, el libro era el que correspondia a la asignatura de lengua de tercero (creo) de la editorial Anaya. Recuerdo que la portada era de color mostaza y aparecia por toda ella la firma de Cervantes. Siento no poder ayudarte más, era muy joven y es lo que recuerdo, había historias de toda la vida contadas de manera muy sencilla para los niños de esa edad.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Gracias por contestar Abisinia. En mi memoria la portada era azul, pero quizá sea una distorsión mental. Voy a intentar localizar el manual que me indicas, y si el es correcto, te lo haré saber. Muchas gracias por iluminarme.

Abuela Ciber dijo...

Ne lo regalaron de niña en una encuadernacion colorida.
Lo lei con avidez y aun hoy disfruto de él.

Cariños

Anónimo dijo...

He localizado el libro de Anaya de 3º de EGB. Pero no es, ni el de lengua ni el de lectura corresponden con el que tenemos en la memoria.

Anónimo dijo...

Para Abuela Ciber: ¿Podría indicarnos el título del libro, curso y editorial?
Saludos a todos los que participan en este blog.

Abuela Ciber dijo...

Estaba hablando del libro en el post

Las mil y una noche, leido en mi infancia, luego a mis hijos y ahora a mis nietos.

Saludos