Trilogía Millenium, Stieg Larsson.

Bueno, ya casi me da apuro escribir después de tantos meses de ausencia bloguera. Por eso mismo he pensado hacerlo a lo grande y no hablando únicamente de una novela, no, sino de tres. Es mi pequeño homenaje a Stieg Larsson que espero que esté dónde esté pueda ver hasta donde han llegado sus novelas y su nombre. Un Van Gogh de nuestro tiempo que murió antes de poder disfrutar del éxito de su obra.
Dicen que la muerte es el olvido, yo desde aquí espero que se hable de ti mucho tiempo y que así vivas eternamente a través de tu obra.
Estas novelas son de esas que cuando te vas a dormir no puedes conciliar el sueño, te vienen los nombres de los protagonistas a la cabeza y la curiosidad de que ocurrirá unas páginas más adelante. Con el segundo estuve tan metida que decidí dejar de leer de noche porque cuando me iba a dormir solo hacía cavilar en lo que ocurriría después en vez de dormirme.

La primera novela de la saga se llama Millenium I: Los hombres que no amaban a las mujeres y trata sobre la desaparición de Harriet Vanger hace treinta y seis años sin dejar rastro. El caso está cerrado pero su tío Henrik Vanger, un empresario retirado, vive obsesionado con resolver el misterio antes de morir. Cada año en su cumpleaños recibe una flor seca y enmarcada, ya son 43, las primeras siete fueron regalos de su sobrina, las otras, llegaron de forma anónima desde que ella desapareció y desde lugares distintos del planeta.
Para intentar resolver el misterio, convence a Mikael Blomkvist, periodista de investigación, para que intente averiguar lo que le pasó realmente a Harriet, para ello contará con la colaboración inesperada de Lisbeth Salander, una menuda y peculiar investigadora, socialmente inadaptada, tatuada y llena de piercings pero con grandes dotes como hacker.

En la segunda novela, Millenium 2: La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina,  Lisbeth se toma un tiempo y se aleja de Mikael, que no entiende porqué ha desaparecido de su vida sin dar ningún tipo de explicación. Ahora él se encuentra inmerso en un reportaje apasionante sobre el tráfico y la prostitución de mujeres del Este.
Sin saber cómo ni por qué Lisbeth se encuentra en busca y captura por el asesinato de una pareja que da la casualidad están vinculados laboralmente con la revista de Mikael. Sus fotos están en todos los periódicos y sus huellas en el arma homicida...


La tercera novela es una continuación de la anterior y se titula Millenium 3: La reina en el palacio de las corrientes de aire, en la que el lector podrá conocer qué pasó con Lisbeth ya que en el libro 2 acabó con una bala en el cerebro. Desde el hospital, ella hace esfuerzos para mantenerse alerta, el peligro sigue acechándola y sabe que sus habilidades informáticas serán, una vez más, su mejor defensa.
Mientras tanto Mikael investiga las oscuras razones que están tras el complot contra Salander, sabe que no puede dejar en manos de la Justicia la vida y la libertad de Lisbeth, demasiada corrupción y demasiado empeño en dejar el pasado guardado en una carpeta con el nombre del padre de Lisbeth y su verdadera identidad.

Noomi Rapace (Lisbeth)
Maravillosas novelas e incluso maravillosas adaptaciones al cine de mano de la industria cinematografica sueca con actores suecos desconocidos y ahora nueva adaptación de mano del cine norteamericano con superestrellas. Una manera de rizar el rizo para intentar mejorar lo inmejorable, desde mi punto de vista, pero que al final comete el mismo error que la primera: en Millenium 1 se repite hasta la saciedad que Harriet Vanger era morena, a qué poner una actriz rubia, pues van los norteamericanos y repiten con otra rubia. En fin, sea como sea la nueva versión tengo que decir que mi Lisbeth tiene el rostro de Noomi Rapace.